domingo, 10 de octubre de 2010

MANEJO ODONTOLOGICO DEL PACIENTE CON ANGINA DE PECHO

Es el resultado de una discrepancia entre las demandas de oxígeno del miocardio y la incapacidad de las arterias co­ronarias para satisfacerlas, debido a la disminución en el lumen arterial, al espasmo de la arteria coronaria, o menos frecuentemente al desprendimiento y embolización de un fragmento de la placa ateromatosa.
Se caracteriza por dolor opresivo y abrumador en el pecho, que se irradia hacia el hombro y brazo izquierdos, hasta la punta del cuarto y quinto dedos, y en ocasiones cuello, mandíbula y cara del mismo lado. Se acompaña además de la sensación de muerte inminente.
Un cuadro de angina tiene la particularidad de durar segundos o minutos (< 20) y curar con el reposo. Todo ataque anginoso mayor de 20 minutos debe considerarse como infarto del miocardio. El paciente durante el ataque adopta una posición fija y suele llevarse el puño al pecho. Suele presentarse entre los 45 y 65 años de edad, especialmente en varones cuya profesión suele considerarse como altamente estresante. Las mujeres se ven afectadas en menor proporción.

CLASIFICACION DE LA ANGINA DE PECHO

La sociedad cardiovascular canadiense ha propuesto una clasificación de angina de pecho.
Divide en cuatro clases la severidad del cuadro clínico:

Clase 1: Angina causada sólo por ejercicio extenuante o prolongado. Las actividades cotidianas no lo provocan.
Clase 2: El dolor anginoso aparece al hacer ejercicio moderado, como subir más de un piso o andar dos o más cuadras con limitación ligera de la actividad física.
Clase 3: Limitación importante de actividad física. El dolor aparece ante el ejercicio leve. Incapacidad de andar dos o más cuadras o subir un piso a ritmo normal.
Clase 4: Incapacidad para llevar a cabo ejercicio alguno. El dolor aparece ante cualquier actividad física y puede presentarse en el reposo.
MANEJO DENTAL DEL PACIENTE

 Ante un cuadro de dolor anginoso durante el trata­miento dental, el manejo que debe darse al paciente es el siguiente:
o Suspender el tratamiento dental.
o Colocar al enfermo en una posición que le sea cómoda (45°), ya que tiende a sentarse y no es reco­mendable obligarlo a mantenerse en posición su­pina.
o Administrar un vasodilatador coronario de acción corta (nitroglicerina, isosorbide, aerosol de nitro­ glicerina) y esperar que actúe entre 2 y 5 minutos.
o Tomar signos vitales.
o Si se dispone de oxígeno, administrarlo por medio de una cánula nasal a una dosis de seis litros por minuto.
o Dar una segunda dosis del vasodilatador corona­rio si no se obtiene respuesta en cinco minutos.
o Si no se logra el alivio del dolor a los 10 minutos dar una tercera dosis y buscar ayuda médica. Acompañar al paciente en la ambulancia hasta el hospital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada